Previamente hemos visto qué es la Realidad Aumentada, y cuáles son sus posibles campos de aplicación. En este post exploraremos cuáles son las distintas técnicas que existen para aplicar esta tecnología.

A día de hoy existen principalmente dos técnicas basadas en metáforas: la metáfora del espejo, y la metáfora de las gafas.

Metáfora del espejo

Consiste en, como en un espejo real, mostrar el reflejo de lo que hay en frente, y sobre este superponer elementos virtuales. Normalmente se suele llevar a cabo mediante la utilización de una cámara situada junto a una pantalla que graba las imágenes del mundo real que hay en frente, y muestra en la pantalla estas imágenes con la información virtual añadida.

Presenta algunas desventajas a la hora de interactuar con este tipo de metáfora, ya que para visualizar la información añadida, el usuario debe colocarse delante del espejo, por lo que es la imagen del usuario y su entorno lo que acabara siendo aumentado. Su uso más extendido y conocido reside en videojuegos como EyeToy, o aplicaciones de entretenimiento como las máscaras de Snapchat e Instagram.

 

Metáfora de la lupa

Esta metáfora consiste en utilizar el dispositivo como una lupa que aumenta aquello que queremos mirar.

Handheld displays

Utilizando dispositivos móviles como smartphones o tablets que deben ser sujetados con una o dos manos, también es posible aplicar realidad aumentada. La cámara del dispositivo graba imagen real, y sobre la pantalla se muestra la imagen procesada con los elementos virtuales añadidos.

Debido al gran alcance de los dispositivos móviles y a sus capacidades, esta es la forma más común de aplicación de realidad aumentada, y una de las más económicas actualmente.

Metáfora de las gafas

Consiste en mostrar los elementos virtuales directamente en el campo de visión del usuario. Existen distintas formas de lograr esta metáfora.

Projection-based

Mediante el uso de proyectores, se proyectan los elementos virtuales directamente sobre el mundo real. El principal inconveniente a día de hoy, reside en que los sistemas que permiten este tipo de proyecciones son bastante grandes y aparatosos, por lo que no suelen ser móviles.

 

Head-mounted displays

Consiste en el uso de cascos o gafas especiales, que son capaces de mostrar directamente los elementos virtuales frente a la visión del usuario. Existen dos formas de aplicar esta técnica:

  • Optical see-through: el usuario mira a través de un cristal con características especiales que le permite ver el mundo real, y además, los elementos virtuales superpuestos.
  • Video see-through: el usuario mira directamente a una pantalla que muestra la imagen resultante de la imagen real que tiene delante de él junto a los elementos virtuales superpuestos.